Pasar al contenido principal

Nieves Acevedo (1951-2021)

Nieves Acevedo (1951-2021)

Publicado el 13/07/2021
Nieves Acevedo
Nieves Acevedo (1951-2021) trabajando con el Niño del cerro El Plomo.
Con mucha tristeza comunicamos el fallecimiento de Nieves Acevedo, quien se desempeñó durante décadas en el Área de Antropología y luego fue nombrada curadora Emérita de nuestro museo.

Cada vez que un integrante de nuestro museo deja este mundo es un día triste para nuestra comunidad. En esta ocasión se trata del fallecimiento de una de las personas más apreciadas que haya pasado por nuestra institución, la museóloga Nieves Acevedo, quien dejó este mundo el 12 de julio de 2021.

Nieves Acevedo destacó por su trayectoria en el ámbito de la conservación. De hecho durante sus más de cuatro décadas de trabajo en el MNHN, destacó, entre muchas otras cosas, por ser la «guardiana» del Niño del cerro El Plomo y también por ser una amplia conocedora de la egiptología, siguiendo el legado de Grete Mostny, con quien Nieves no solamente trabajó, sino que se formó como Museóloga, en el Centro Nacional de Museología.

Nieves nació un 23 de agosto de 1951 en Malloco, fue hija única del matrimonio de sus padres, Ramón y Blanca. Sus primeros años de escolaridad los pasó en la pequeña  Escuela Básica nº 34, su educación básica la realizó en el colegio María Matte, hoy Colegio Benjamín Vergara. Posteriormente, ingresó al Liceo Coeducacional de Peñaflor, lugar donde permaneció hasta 1965., luego pasó al Liceo nº 3 de Niñas de Santiago. Tras su educación escolar, ingresó al entonces nuevo Centro Nacional de Museología, para el cual postuló en el Museo Nacional de Historia Natural, logrando ingresar en 1968, para formarse con eminencias como Grete Mostny y el  Premio Nacional de Ciencias 1996, Nibaldo Bahamonde. En 1970 obtiene el título de Técnico en Museología.

En 1972 ingresa a trabajar en el MNHN, donde comenzó en la sección de Ornitología, luego, en 1974, se traslada a trabajar al área que la cobijaría durante la mayoría de su vida profesional, el Área de Antropología. En el año 1979 fue becada para ir a Colombia al Primer Curso Regional de Museología. Trabajó estrechamente con Grete Mostny, directora del MNHN entre 1964 y 1982, y no solamente en el museo, pues se desempeñó como ayudante de Grete, cuando dictó en varios cursos en la Universidad de Chile. También la acompañó en sus funciones en el Comité Chileno de Museos (ICOM), entidad en la que Nieves ocupó los cargos de tesorera y secretaria. Nieves Acevedo continuó desarrollando su carrera funcionaria hasta que en el año 2006 logra el estatus de curadora del MNHN, luego de obtener el cargo de investigadora mediante un concurso público.

Nieves trabajando una Máscara Chancay en 2001.

Nieves trabajando una Máscara Chancay en 2001.

Nieves trabajando una Máscara Chancay en 2001.

Algo que siempre hizo sobresalir a Nieves fue su afán de perfeccionarse en su trabajo. No dejaba pasar oportunidad para actualizar sus conocimientos y expandir sus aptitudes. Este deseo de superación constante la llevó a continuar estudios. De esta manera se tituló como Profesora de Enseñanza Técnico Profesional en la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, complementando ese título con un Magíster en Estudio y Administración Cultural en la Universidad de Tarapacá. Además realizó diversos cursos para perfeccionar su labor de conservadora de colecciones, como el de química aplicada a la restauración, en la Pontificia Universidad Católica.

La calidad de su trabajo profesional como conservadora de colecciones la llevó a ser requerida por diversas instituciones, como por ejemplo el Museo Chileno de Arte Precolombino, institución con la que colaboró estrechamente, en paralelo a trabajo de museóloga en el MNHN. Nieves fue de gran ayuda en la preparación de las piezas textiles, y así alistarlas para exhibición en los inicios del Museo Precolombino. Con los años mantuvo el vínculo con esta institución publicando artículos en el Boletín del Museo Chileno de Arte Precolombino.

Nieves Acevedo se hizo conocida, aparte de sus amplias credenciales profesionales, también por su sencillez. Y además por ser una persona reservada y respetuosa, que no deseaba molestar a nadie, a menos de que fuera absolutamente imprescindible, y aún así lo hacía con un poco de vergüenza, pues Nieves era profundamente respetuosa del espacio de los otros. Siempre fue una persona de una gran humildad, y aún cuando sus logros merecían ser destacados por todo lo alto, ella siempre prefirió mantener un perfil bajo. Pero quienes han tenido la fortuna de compartir con ella no dudan en sacar a la luz un carácter afable y cálido, siempre respetuoso. Nieves nunca dejó de entregar cariño cuando podía hacerlo, incluso con el más mínimo gesto. Esto la retrató siempre como una persona de inigualable generosidad y cercanía, lo que incluso puede ser considerado como un carácter maternal, ya fuera con sus seres queridos y amistades, así como con las decenas de profesionales que pudieron compartir con ella en el Área de Antropología de nuestro museo, donde Nieves también desarrolló su faceta de maestra y formadora, tal como la recuerdan quienes han sido voluntarios en el MNHN.

Nieves Acevedo dirigiéndose a los presentes en la ceremonia de Aniversario del MNHN, en 2018.

Nieves Acevedo dirigiéndose a los presentes en la ceremonia de Aniversario del MNHN, en 2018.

Nieves Acevedo dirigiéndose a los presentes en la ceremonia de Aniversario del MNHN, en 2018.

En el año 2017, Nieves Acevedo se jubiló como funcionaria del Museo Nacional de Historia Natural, luego de completar 45  años de servicio público, al que ingresó en 1972. Posteriormente, como un reconocimiento a su abnegada labor, fue nombrada Curadora Emérita. También en 2017 nuestro museo publicó su biografía (que pueden descargar más abajo) que da cuenta en detalle de su vida personal y profesional.

Nadie mejor que la propia Nieves para resumir, en pocas palabras, lo que fue su vida, esa que extrañaremos profundamente como museo: «Todo lo que he hecho lo he hecho con pasión, con cariño. De este modo, todo lo que uno hace resulta. Los desafíos son oportunidades, uno los transforma en una oportunidad, y pone a prueba su capacidad para resolverlos».