Nota Área de Zoología:

Taxonomía de Invertebrados Chilenos 7: Opiliones de los géneros Metabalta y Nanophareus

Un macho de Nanophareus bosqenublado, fotografiado en Zapallar, región de Valparaíso. © Bernardo Segura.

Un macho de Nanophareus bosqenublado, fotografiado en Zapallar, región de Valparaíso. © Bernardo Segura.

Un macho de Nanophareus bosqenublado, fotografiado en Zapallar, región de Valparaíso. © Bernardo Segura.

Jorge Pérez Schultheiss, curador del Área de Zoología de Invertebrados, continúa revisando los invertebrados chilenos. En esta entrega revisa los opiliones de los géneros Metabalta y Nanophareus.

28/07/2020

Fuente: Museo Nacional de Historia Natural

Continuando con esta serie dedicada a entregar información para que naturalistas y entusiastas de la observación de la naturaleza puedan reconocer algunos grupos de invertebrados mientras realizan sus registros, presentamos otros dos géneros de Opiliones.

Además de los géneros con especies de gran tamaño y llamativo aspecto, como Sadocus (nota aquí) en el sur del país, o Pachylus (nota aquí) en el centro, al salir al campo en busca de opiliones, es frecuente encontrar otros géneros abundantes, pero bastante más pequeños, que debido a esto pueden pasar desapercibidos. Se trata de los géneros endémicos Metabalta y Nanophareus, cuyas especies en general no superan los 7 u 8 mm de longitud.

Estos pequeños opiliones se pueden encontrar en diferentes habitas boscosos, ya sea en el suelo, o sobre rocas y troncos, mientras se desplazan lentamente durante la noche, y también durante el día, cuando se refugian bajo troncos, cortezas y otros escondrijos. Son de los pocos opiliones que han sido estudiados en años recientes (1, 2) y hoy se sabe que pertenecen a un grupo de géneros emparentados entre sí, que ha sido bautizado informalmente como "grupo Metabalta" (3). Hasta el momento, este grupo reúne a los géneros chilenos Metabalta, Nanophareus, Neogonyleptes y Tumbesia, además de Qorimayus, un género descrito hace poco de Argentina (3).

Las especies de Metabalta y Nanophareus, son fácilmente reconocibles por su pequeño tamaño y porque no llevan ningún ornamento sobre el oculario. Pero un atributo más importante taxonómicamente, que diferencia estos opiliones de otros gonyleptidos, se encuentra en los pedipalpos (véase figura 1), donde la patela se une dorsalmente a la base de la tibia, la que por el lado ventral da la impresión de estar ligeramente curvada en un ángulo de 90° (figura 1, números 2 y 4; figura 2B, número 5). Además, una de las espinas ventrales de la tibia tiene una forma especial, terminada en dos puntas (véase la figura 1, números 1 y 3).

Figura 1: Pedipalpo de Metabalta y Nanophareus. A, Metabalta sp., especie no descrita de Nahuelbuta. Qué observar: 1, espina ventral bífida de la tibia con la base corta; 2, unión de la patela y la tibia. Nótese todos los segmentos relativamente cortos. B, Nanophareus sp., especie no descrita del bosque Panul. Qué observar: 3, espina ventral bífida de la tibia con la base larga; 4, unión de la patela y la tibia. Nótese todos los segmentos relativamente largos y delgados.

Figura 1: Pedipalpo de Metabalta y Nanophareus. A, Metabalta sp., especie no descrita de Nahuelbuta. Qué observar: 1, espina ventral bífida de la tibia con la base corta; 2, unión de la patela y la tibia. Nótese todos los segmentos relativamente cortos. B, Nanophareus sp., especie no descrita del bosque Panul. Qué observar: 3, espina ventral bífida de la tibia con la base larga; 4, unión de la patela y la tibia. Nótese todos los segmentos relativamente largos y delgados.

Figura 1: Pedipalpo de Metabalta y Nanophareus. A, Metabalta sp., especie no descrita de Nahuelbuta. Qué observar: 1, espina ventral bífida de la tibia con la base corta; 2, unión de la patela y la tibia. Nótese todos los segmentos relativamente cortos. B, Nanophareus sp., especie no descrita del bosque Panul. Qué observar: 3, espina ventral bífida de la tibia con la base larga; 4, unión de la patela y la tibia. Nótese todos los segmentos relativamente largos y delgados.

Comparativamente, los otros géneros chilenos del grupo, Neogonyleptes y Tumbesia, son más grandes y no muestran claramente los detalles morfológicos antes descritos, por lo que serán tema para una futura nota.

Género Metabalta

Diagnosis: Las especies de este género pueden ser difíciles de identificar sin conocimiento previo, pero con un poco de experiencia, se les reconoce sin problemas, incluso en terreno. Generalmente tienen colores oscuros, como negro-grisáceo, negro-azulado o café, con algunas zonas manchadas de café-rojizo, especialmente en los extremos de apófisis o gránulos. Además, el cuerpo está fuertemente esclerotizado y con los surcos de las áreas del escudo mesotergal bien marcados. Otras características importantes, pero más difíciles de ver a ojo desnudo, requieren de la observación cuidadosa de los quelíceros y los pedipalpos. Los quelíceros tienen la "bula" (un abultamiento en el extremo del primer segmento) globosa y bien diferenciada. El pedipalpo tiene el fémur (segmento 3) de longitud normal, no especialmente alargado o delgado y la espina de dos puntas en la parte ventral de la tibia es corta, dividida desde la base. Por último, el tarso del pedipalpo es similar en longitud a la tibia (figura 1A).

Figura 2: Género Metabalta: Metabalta polyhastata (A, macho y B, hembra) y Metabalta efformata (C, macho y D, hembra). Qué observar: 1, los pedipalpos se ven ligeramente cortos cuando están retraídos contra el prosoma; 2, el oculario no tiene espinas o apófisis y los ojos son normales, no muy separados entre sí; 3, el escudo mesotergal no tiene espinas o apófisis; 4, trocánter IV ligeramente corto (comparar con figura 2A, numero 1). © Jorge Pérez-Schultheiss.

Figura 2: Género Metabalta: Metabalta polyhastata (A, macho y B, hembra) y Metabalta efformata (C, macho y D, hembra). Qué observar: 1, los pedipalpos se ven ligeramente cortos cuando están retraídos contra el prosoma; 2, el oculario no tiene espinas o apófisis y los ojos son normales, no muy separados entre sí; 3, el escudo mesotergal no tiene espinas o apófisis; 4, trocánter IV ligeramente corto (comparar con figura 2A, numero 1). © Jorge Pérez-Schultheiss.

Figura 2: Género Metabalta: Metabalta polyhastata (A, macho y B, hembra) y Metabalta efformata (C, macho y D, hembra). Qué observar: 1, los pedipalpos se ven ligeramente cortos cuando están retraídos contra el prosoma; 2, el oculario no tiene espinas o apófisis y los ojos son normales, no muy separados entre sí; 3, el escudo mesotergal no tiene espinas o apófisis; 4, trocánter IV ligeramente corto (comparar con figura 2A, numero 1). © Jorge Pérez-Schultheiss.

La diferenciación de las especies de Metabalta respecto de algunas especies de Nanophareus ha sido complicada, incluso durante algún tiempo los límites entre ambos géneros fueron difusos (1, 2). Por ejemplo, la especie Metabalta polyhastata (Hara, 2016) fue descrita originalmente como un miembro del género Nanophareus, cambiando de género hace muy poco (3).

Especies: hasta ahora se conocen 6 especies: Metabalta albipes Mello-Leitão, 1931; Metabalta efformata Roewer, 1929; Metabalta geniculata Roewer, 1929; Metabalta hostilis Roewer, 1913; Metabalta polyhastata (Hara, 2016) y Metabalta tuberculata Roewer, 1913. Además, tenemos información de al menos una especie no descrita, de la cordillera de Nahuelbuta y sospechamos que M. polyhastata podría ser sinónimo de M. albipes (4).

Distribución: las especies del género han sido registradas entre Valparaíso y Magallanes; sin embargo, como sucede con otros géneros de opiliones chilenos, los registros extremos necesitan ser confirmados, ya que probablemente corresponden a errores de etiquetado de antiguos especímenes de colecciones. Los registros confirmados se ubican entre las regiones de O'Higgins y el norte de la región de Los Lagos.

Género Nanophareus

Diagnosis: Estos opiliones pueden ser muy similares a las especies de Metabalta, pero hemos observado que varios de ellos presentan colores más claros, generalmente castaños y sus patas y pedipalpos tienden a ser más largos y delgados. Una característica poco frecuente entre otros opiliones chilenos, presente en algunas especies de Nanophareus es la gran separación entre ambos ojos, que incluso puede ir acompañada de una subdivisión del oculario (véase la figura 3, número 6). A diferencia de Metabalta, en este género, los quelíceros pueden ser algo más largos y con la "bula" menos abultada. El fémur (segmento 3) del pedipalpo es alargado y delgado (véase la figura 3B). La espina de dos puntas en la parte ventral de la tibia es larga y las dos puntas se separan solo en su extremo (figura 1, numero 3). El tarso del pedipalpo generalmente es dos veces más largo que la tibia (figura 1B). Por último, a diferencia de Metabalta, cuyos machos tienen el trocánter IV (segmento 2 del último par de patas) fuertemente armado con apófisis, en Nanophareus estos ornamentos están generalmente ausentes o muy reducidos (excepto N. bicornutus y N. bosqenublado).

Figura 3: Género Nanophareus: Nanophareus bosqenublado (A, macho) y Nanophareus sp. (B, macho y C, hembra probablemente de una misma especie no descrita). Qué observar: 1, trocánter IV alargado y generalmente sin apófisis muy largas; 2, pedipalpos largos, sobresalen notablemente hacia arriba cuando están retraídos sobre el prosoma; 3, patas evidentemente más delgadas y largas; 4, tarso del pedipalpo más largo que la tibia (nótese el fémur muy largo también); 5, unión entre patela y tibia en ángulo; 6, ojos evidentemente separados (en algunas especies). © Bernardo Segura (fotos A y B); Pablo Núñez (foto C).

Figura 3: Género Nanophareus: Nanophareus bosqenublado (A, macho) y Nanophareus sp. (B, macho y C, hembra probablemente de una misma especie no descrita). Qué observar: 1, trocánter IV alargado y generalmente sin apófisis muy largas; 2, pedipalpos largos, sobresalen notablemente hacia arriba cuando están retraídos sobre el prosoma; 3, patas evidentemente más delgadas y largas; 4, tarso del pedipalpo más largo que la tibia (nótese el fémur muy largo también); 5, unión entre patela y tibia en ángulo; 6, ojos evidentemente separados (en algunas especies). © Bernardo Segura (fotos A y B); Pablo Núñez (foto C).

Figura 3: Género Nanophareus: Nanophareus bosqenublado (A, macho) y Nanophareus sp. (B, macho y C, hembra probablemente de una misma especie no descrita). Qué observar: 1, trocánter IV alargado y generalmente sin apófisis muy largas; 2, pedipalpos largos, sobresalen notablemente hacia arriba cuando están retraídos sobre el prosoma; 3, patas evidentemente más delgadas y largas; 4, tarso del pedipalpo más largo que la tibia (nótese el fémur muy largo también); 5, unión entre patela y tibia en ángulo; 6, ojos evidentemente separados (en algunas especies). © Bernardo Segura (fotos A y B); Pablo Núñez (foto C).

Especies: el género incluye 6 especies descritas: Nanophareus palpalis Roewer, 1929; Nanophareus bipartitus Hara, Pinto-da-Rocha & Kury, 2012; Nanophareus bosqenublado Hara, Pinto-da-Rocha & Kury, 2012; Nanophareus bicornutus Hara, 2016; Nanophareus araucanus Hara, Pinto-da-Rocha & Kury, 2012 y Nanophareus maipu Hara, 2016. Entre el material examinado, hemos podido identificar al menos tres especies adicionales no descritas del Parque Nacional Bosque de Fray Jorge, Bosque Panul y de Altos de Cantillana.

Distribución: las especies de Nanophareus han sido registradas desde el Parque Nacional Bosque de Fray Jorge (Región de Coquimbo), hasta la Reserva Nacional Rio Cipreses (Región de O'Higgins).

Al analizar la distribución de los géneros, se repite el patrón ya observado para Metagyndes y Pachylus, en que uno de ellos (Metabalta) se distribuye en el centro sur del país, mientras que el otro (Nanophareus) lo hace en el centro norte.

Agradecimientos: a Bernardo Segura y Pablo Núñez, por permitirme usar sus fotografías compartidas a través de la plataforma INaturalist.

Referencias

1. Hara, M. R., R. Pinto-Da-Rocha & A. B. Kury, 2012. Revision of Nanophareus, a mysterious harvestman genus from Chile, with descriptions of three new species (Opiliones: Laniatores: Gonyleptidae). Zootaxa 3579: 37-66

2. Hara M.R., 2016. Cladistic analysis and description of three new species of the Chilean genus Nanophareus (Opiliones: Gonyleptidae: Pachylinae). Zootaxa, 4105(2): 101-123.

3. Acosta, L. E. 2020. Qorimayus, a new genus of relictual, high-altitude harvestmen from western Argentina (Arachnida, Opiliones, Gonyleptidae) reveals trans-Andean phylogenetic links. Zootaxa 4722(2): 129-156.

4. Pérez-Schultheiss, J., F. Urra & A. Otárola, 2019. Opiliones Laniatores (Arachnida) de la Cordillera de Nahuelbuta: un desconocido hotspot de diversidad. Boletín Nahuelbuta Natural, 4: 1-24.

Recursos adicionales

Materias: Zoología
Palabras clave: Taxonomía - invertebrados chilenos - Área de Zoología MNHN - Opiliones - Chile - Jorge Pérez - Zoología de invertebrados
readspeaker