Sorprendente hallazgo:

Dos Opiliones santiaguinos que creíamos extintos sobreviven en Nahuelbuta

Un ejemplar macho de Gyndulus roeweri.

Un ejemplar macho de Gyndulus roeweri.

Un ejemplar macho de Gyndulus roeweri.

Jorge Pérez-Schultheiss, curador del Área de Zoología de Invertebrados, nos revela que siguen viviendo opiliones que se creían perdidos.

24/07/2019

Fuente: Museo Nacional de Historia Natural

En esta nota les hablaré de uno de los hallazgos de nuestro último trabajo sobre los opiliones de Nahuelbuta (1). Se trata de dos raras especies que podrían haber sido declaradas extintas, ya que no se sabía nada de ellas desde hace más de 70 años, cuando fueron descritas por el opilionólogo alemán Carl Roewer (1881-1963). Este investigador describió numerosas especies, incluida una parte importante de la opilionofauna chilena; sin embargo, parte de su trabajo ha sido cuestionado, principalmente por su sistema de clasificación artificial (el llamado sistema roeweriano, que no representa las relaciones filogenéticas) o por los errores en algunas de sus descripciones.

En nuestro trabajo de los opiliones de Nahuelbuta descubrimos dos de estos casos, para especies que Roewer describió como provenientes de Santiago, pero que nunca más fueron registradas en esta localidad. Se trata de Gyndulus roeweri (Soares & Soares, 1954) y Tumbesia aculeata Roewer, 1930, ambas conocidas hasta antes de nuestro estudio sólo por los especímenes originales, que se encuentran depositados en el Museo de Historia Natural de Senckenberg, Alemania (2).

De acuerdo a los criterios de la Lista Roja de la UICN (véase aquí: https://portals.iucn.org/library/sites/library/files/documents/RL-2001-001-2nd-Es.pdf) y al Reglamento de Clasificación de Especies de nuestro país (véase aquí: http://www.mma.gob.cl/clasificacionespecies/doc/DS_29_2011_MMA_ReglamentoClasifEspecies_tomado_razon.pdf), una especie se considera "Extinta" cuando prospecciones exhaustivas no han detectado ningún individuo en estado silvestre, o cuando no ha sido avistada en los últimos 50 años. Ambos criterios se cumplían en el caso de estas dos especies de opiliones, por lo que técnicamente, podrían haber sido declaradas extintas.

Sin embargo, varios ejemplares de Gyndulus roeweri y Tumbesia aculeata fueron colectados por nuestro equipo en las expediciones realizadas durante 2017 y 2019 en la cordillera de Nahuelbuta. Gyndulus roeweri fue descrita originalmente por Roewer hace 76 años, con el nombre de Gyndulus curvatibialis Roewer, 1943 (3). Más tarde, Soares & Soares (4) incluyen la especie en el género Progyndes, pero como la combinación Progyndes curvatibialis ya existía para otra especie del mismo género, proponen el nuevo nombre Gyndulus roeweri con el que se le conoce actualmente. La especie se conocía sólo a partir de tres ejemplares machos, supuestamente recolectados en Santiago de Chile y nunca se volvió a observar nuevos individuos, hasta nuestro trabajo en Nahuelbuta.

Algo similar ocurrió con Tumbesia aculeata, descrita por Roewer hace 89 años y conocida únicamente por tres machos y una hembra, también supuestamente recolectados en Santiago (5). Las ilustraciones originales muestran las espinas del cuerpo del macho exageradamente largas, lo que evidentemente es un error, como comprobamos con los ejemplares de la cordillera de Nahuelbuta, cuya ornamentación es mucho más modesta.

Según nuestras observaciones, las escasas poblaciones conocidas para ambas especies están perfectamente adaptadas a la vida en los bosques nativos de la cordillera de Nahuelbuta. Esto hace muy improbable que su distribución abarque bosques esclerófilos ubicados a más de 600 km hacia el norte, en la región Metropolitana.

Con los datos disponibles podemos suponer que las muestras recibidas por Roewer fueron recolectadas en Nahuelbuta, pero erróneamente etiquetadas como provenientes de Santiago. En realidad esta última localidad correspondería al lugar desde donde se enviaron las muestras a Alemania y no a la localidad de recolección de la especie.

Al iniciar nuestros estudios en opiliones chilenos nos intrigaba la supuesta existencia de especies endémicas del área de Santiago. Las búsquedas infructuosas nos hacían suponer que Gyndulus roeweri y Tumbesia aculeata estaban extintas debido al alto impacto antrópico sobre la vegetación original en esta zona del país. De este modo, el redescubrimiento de ambas especies en la cordillera de Nahuelbuta reabre las esperanzas para la protección, estudio y conservación de estos enigmáticos opiliones.

Referencias

(1) Pérez-Schultheiss, J., F. Urra & A. Otárola, 2019. Opiliones Laniatores (Arachnida) de la Cordillera de Nahuelbuta: un desconocido hotspot de diversidad. Boletín Nahuelbuta Natural, 4: 1-24.

(2) Kury, A. B., 2003. Annotated catalogue of the Laniatores of the New World (Arachnida, Opiliones). Revista Ibérica de Aracnología, Volumen Especial Monográfico, 1: 5-337.

(3) Roewer, C. F., 1943. Weitere Weberknechte XI. Über Gonyleptiden. Senckenbergiana, 26(1-3): 12-68.

(4) Soares, B. A. M. & H. E. M. Soares, 1954. Monografia dos gêneros de opiliões neotrópicos III. Archos Zool. Est. S. Paulo, 8(9): 225-302.

(5) Roewer, C. F., 1930. Weitere Weberknechte IV. (4. Ergänzung der Weberknechte der Erde, 1923). Abh. Nat. ver. Bremen, 27(3): 341-452.

Izquierda: Ejemplares macho de Gyndulus roeweri(arriba) y Tumbesia aculeata (abajo). Derecha: figuras originales de Roewer.

Izquierda: Ejemplares macho de Gyndulus roeweri(arriba) y Tumbesia aculeata (abajo). Derecha: figuras originales de Roewer.

Izquierda: Ejemplares macho de Gyndulus roeweri(arriba) y Tumbesia aculeata (abajo). Derecha: figuras originales de Roewer.

Recursos adicionales

Materias: Entomología - Zoología
Palabras clave: Opiliones - Nahuelbuta - Jorge Pérez - Nota
readspeaker