Dos nuevas especies descubiertas:

Los Opiliones de la Cordillera de Nahuelbuta

Ejemplar macho de Neogonyleptes sp., una de las especies nuevas descubiertas en este estudio.

Ejemplar macho de Neogonyleptes sp., una de las especies nuevas descubiertas en este estudio.

Ejemplar macho de Neogonyleptes sp., una de las especies nuevas descubiertas en este estudio.

Jorge Pérez-Schultheiss, curador del Área de Zoología de Invertebrados nos cuenta en esta nota sobre un estudio de opiliones chilenos, con dos nuevas especies de estos curiosos arácnidos.

18/07/2019

Fuente: Museo Nacional de Historia Natural

Acaba de ser publicado el cuarto número del Boletín Nahuelbuta Natural, que incluye nuestro primer trabajo sobre opiliones chilenos.

El paper se titula "Opiliones Laniatores (Arachnida) de la Cordillera de Nahuelbuta: un desconocido hotspot de diversidad", y es resultado de un estudio que iniciamos en 2017, en nuestra primera visita a esta interesante área de la Cordillera de la Costa. Pero sólo fue posible completar el trabajo hasta inicios de este año, gracias a la invitación de la Fundación Nahuelbuta Natural (www.cordilleradenahuelbuta.cl), que nos brindó todas las facilidades para visitar ocho localidades con vegetación nativa, abarcando gran parte del área cordillerana ubicada entre los ríos Biobío e Imperial.

Lo que ahí encontramos nos permitió comprobar que la zona alberga una de las mayores diversidades conocidas para este grupo de arácnidos, con un nivel de endemismo que alcanza el 40%, valor notablemente alto para un área tan reducida. En total, se encontraron 21 especies distribuidas en 13 géneros y dos familias (Gonyleptidae y Triaenonychidae), con varias sorpresas interesantes, como el primer registro de Nanophareus polyhastatus Hara, 2016 y Metagyndes longispina Mello-Leitão, 1936, luego de sus descripciones originales en zonas fuera de la cordillera de Nahuelbuta.

Además, se demostró que las especies Gyndulus roeweri (Soares & Soares, 1954) (fig. 1) y Tumbesia aculeata Roewer, 1930 habían sido citadas erróneamente para "Santiago", pues sus únicas poblaciones conocidas son las que reportamos en este trabajo. Por último, se descubrieron otras cuatro especies nuevas, que serán descritas próximamente (véase en el encabezado, la especie reportada como Neogonyleptes sp.).

Gyndulus roeweri (Soares & Soares, 1954), una especie erróneamente reportada para “Santiago”, que fue redescubierta en este trabajo.

Gyndulus roeweri (Soares & Soares, 1954), una especie erróneamente reportada para “Santiago”, que fue redescubierta en este trabajo.

Gyndulus roeweri (Soares & Soares, 1954), una especie erróneamente reportada para "Santiago", que fue redescubierta en este trabajo.

Este estudio reafirma el valor de la cordillera de Nahuelbuta, por la alta diversidad y endemismo de su opilionofauna. Es importante destacar que muchas de estas especies sobreviven en fragmentos boscosos sin protección formal, rodeadas de plantaciones forestales de pinos y eucaliptos, lo que podría amenazar su supervivencia (fig. 2). En el estudio no fueron incluidas las áreas protegidas de la zona, correspondientes al Parque Nacional Nahuelbuta y el Monumento Nacional Contulmo, por lo que su aporte a la conservación de la particular opilionofauna descrita en este trabajo aún es desconocido.

El texto completo del artículo puede ser descargado haciendo clic en este enlace.

La deforestación y sustitución de la vegetación nativa por plantaciones forestales es una de las principales amenazas para la sobrevivencia de la opilionofauna.

La deforestación y sustitución de la vegetación nativa por plantaciones forestales es una de las principales amenazas para la sobrevivencia de la opilionofauna.

La deforestación y sustitución de la vegetación nativa por plantaciones forestales es una de las principales amenazas para la sobrevivencia de la opilionofauna.

Recursos adicionales

Materias: Entomología - Zoología
Palabras clave: Arácnidos - Nahuelbuta - nuevas especies - Opiliones - Jorge Pérez - Nota
readspeaker